El tiempo - Tutiempo.net

Jueves 20 de Septiembre del 2018

23-03-2018

Deuda externa: cuando el Estado se gestiona como una offshore

Por: Roberto Feletti

Que el ministro de finanzas de la Nación tenga participación en sociedades dedicadas a la compra-venta de acciones y bonos es un tema complejo por el manejo de información privilegiada que su función conlleva; que dichas sociedades estén constituidas "fuera de costa" ("off shore") en paraísos fiscales reviste una complejidad aún más severa, y que existan sospechas de que no todos esos entes jurídicos peculiares fueron debidamente declarados al momento de ingresar a la función pública agrava significativamente el asunto. Sobre todo, teniendo en cuenta que se trata de quien lidera el proceso más voluminoso y acelerado de endeudamiento que sufrió el Estado argentino.

Sin embargo, no son tema de este análisis las dificultades éticas, administrativas y/o judiciales que pudiera tener Luis Caputo con sus vínculos con el sistema financiero. Tampoco su responsabilidad en el endeudamiento, que, en definitiva, fue autorizado por el Congreso de la Nación en sendos Presupuestos aprobados por amplia mayoría de ajenos y propios. Nos detendremos en cambio a evaluar la llave que abrió este proceso entusiasta de crédito internacional, que fue el pago a los "fondos buitres" en el juzgado del fallecido Thomas Griesa y a los bonistas que no habían ingresado a los canjes 2005 y 2010, llamados "holdouts".

 

El Gobierno de Néstor Kirchner recibió una deuda defaulteada de U$S81.800 millones
 
 
 
Esta operación, si bien fue habilitada por una ley, tuvo un carácter tan opaco que hasta el presente se desconoce quiénes fueron los beneficiarios del pago, cuánto fue el costo de cada oferta y si cerró definitivamente el capítulo del "default" argentino del año 2001. Resulta extraño carecer de tantas precisiones cuando la operación supuso un desembolso total de u$s11.700 millones.
 
 

El gobierno de Néstor Kirchner recibió una deuda defaulteada de u$s 81.800 millones, la cual logró reestructurar en un 92,4%. Lo hizo mediante una oferta de pago del 35% del valor nominal más distintos pagos en efectivo de intereses atrasados, rendimiento del bono según el crecimiento de la economía (cupón PBI) y tasa variable a futuro (tasa internacional + 5%).

El cuadro que sigue muestra el costo de la reestructuración del 92,4% de la deuda en el período 2003-2015:

Canjes 2005/2010 Valor nominal de la deuda defaulteada (en U$S) Monto de la oferta pagada (en U$S) u$s ofertados por cada u$s100 defaulteados
Bonos 75.600 29.600 39
Pagos en efectivo   20.500 27
Total 75.600 50.100 66
 
Como se puede apreciar, para resolver el 92,4% de la deuda defaulteada, equivalente a u$s 75.600 millones, se pagaron u$s 50.100 millones, desdoblados en u$s 29.600 millones erogados en bonos y u$s 20.500 millones en efectivo.

El bonista que arregló con Luis Caputo se llevó la importante suma de u$s 189 cada u$s 100 defaulteados

Ahora bien, si para arreglar el 92,4% de la deuda defaulteada se pagaron u$s 50.100 millones, sorprende que, para cancelar supuestamente, el 7,6% restante, el costo haya sido u$s 11.700 millones. El tenedor de títulos de deuda argentinos defaulteados que ingresó a los canjes 2005/2010 recibió u$s 66 por cada u$s100 defaulteados, en tanto que el bonista que arregló con Luis Caputo se llevó la importante suma de u$s 189 cada u$s 100 defaulteados, tal como se aprecia en el cuadro que sigue.

Arreglo de Luis Caputo Valor nominal de la deuda defaulteada (en millones de U$S) Monto de la oferta pagada (en millones de U$S) u$s ofertados por cada u$s100 defaulteados
Pagos en efectivo 6.200 11.700 189

¿Por qué no se formalizó una oferta conocida por todos, cualquiera fuesen sus condiciones, a través de canjes realizados en los distintos mercados financieros internacionales como ocurrió en 2005 y en 2010? ¿Cuál es el acuerdo individual al que se arribó con cada uno de los tenedores de bonos que no ingresaron a los canjes?

¿Qué riesgo hay para la Argentina de sufrir nuevos juicios posteriores al presente acuerdo?

La visita que el ministro de finanzas realizará al Congreso de la Nación en las próximas semanas crea condiciones para que los parlamentarios le formulen estas preguntas y otras sobre la mentada “salida del default” del gobierno de Cambiemos

 

 

Comentarios