El tiempo - Tutiempo.net

Viernes 26 de Abril del 2019

11-02-2019

El folklore y el rock confluyeron el sábado en la Chaya de Oro con los Huayra y la Beriso

LA RIOJA.- Con el sello nacional afianzado, un público proveniente de distintos puntos del país que la hacen cada día más federal, la Chaya de Oro logró la confluencia del folklore y el rock en muy festejadas presentaciones de Los Huayra y La Beriso, que después de más de una hora finalizaron su actuación ovacionados por más de 15 mil almas.

El marco chayero por excelencia fue brindado por los artistas riojanos, con sobresalientes actuaciones de Gloria de la Vega y artistas como Mariano Luque, Hernán Robles, Pica Juárez, Cristina Velasco y Jorge Coria Peñaloza, entre otros.

 

Apenas pasadas las 21,30 de este sábado arrancó la tercera noche de la Chaya de Oro, cuando el locutor Juan Manuel Moreno invitó al escenario al joven valor Pablo Sebastián Bruna, solista vocal del rubro Chayerito, ganador de la pre chaya, sede Chepes. A pesar de los nervios propios de ser el primero, demostró solvencia artística y un promisorio futuro avalado por su dulce y delicada voz.

A continuación, el periodista y locutor Cristian Machado tuvo la responsabilidad de presentar en el escenario del  chayódromo a Elunie Nieto Pereyra y Catriel Ávila, pareja de Danza del rubro Chayerito, ganadores de la pre Chaya, sede Chepes.

Luego la voz femenina de Alejandra Garín convocó a la catamarqueña Itatí Álvarez Ortega, ganadora del rubro solista femenina de la pre chaya, sede La Rioja, que eligió para poner a consideración del público Chayita del Vidalero, canción inmortalizada por Ramón Navarro y Coplas del Valle, una zamba de Los Chalchareros.

Después se hizo presente nuevamente la gracia y destreza de la danza a cargo de la pareja compuesta por Araceli Silva y Tely Espeche, bailando La Tameña, autoría de Los Chalchareros.

Luego siguió el cantor riojano Pedro Pablo Toledo, que presentado por el locutor Jorge Agüero, dejó un repertorio de canciones que comenzaron a dibujar el clima chayero en el chayódromo de la zona del Yacampis.

La filosofía y espíritu de la organización de incorporar nuevos valores permitió después la participación de Teresa Galván, ganadora del rubro vocal femenina de la pre chaya, sede Chepes., interpretando canciones con rítmo de chaya.

El chileciteño Hernán Robles con una selección de canciones populares fue subiendo el calor chayero aportando impronta folklorica del Oeste riojano, incluyendo en su repertorio la tierra que lo vio nacer.

Más tarde se presentó la pareja de danza integrada por Nahuel carrizo y Gabriel Mercado, ganadores de la pre Chaya, sede Chepes.

Se sumaron después los cantores Con El Alma, jóvenes que aportaron la fuerza de la música latinoamericana,  interpretando ritmos del antiplano, donde confluyó la armonía de voces con guitarra, batería, tambores, charango, flauta,  sikus.

La actuación de David Reynoso, joven cantor, fue precedida de un recitado el animador Homero Coronel Montes, para luego avanzar con interpretaciones de canciones y la generosa invitación a un grupo de bailarines denominado La Juntada, en un mini show que recibió la aprobación con un cerrado aplauso del público chayero.

También subió al escenario una cantora con más de 56 años de trayectoria en la música, como lo es Cristina Velasco, precedida de innumerables actuaciones en distintos escenarios nacionales. Sus interpretaciones de ritmos chayeros fueron el marco propicio para la algarabía de asistentes que ya enharinaban el predio de la zona del Yacampis.

A continuación, Mariano Luque, joven artista chileciteño, radicado en Córdoba presentó un trabajo inédito en donde rindió homenaje al ex obispo de La Rioja Enrique Angelelli, pero además le imprimió el clima festivalero a su actuación con recitado de chayas y vidalas.

Sobre la medianoche fue el turno del chayero sauceño, oriundo de Schaqui y afincado desde niño en el barrio de Pango, Pica Juárez. Chayero autor de numerosas canciones, entre ellas El Camión de Germán, que recorrió distintos escenarios. Su labor con sello propio alcanzó como no podía ser de otra manera una aprobación muy aplaudida. Después siguió Juan Oliva, ganador de la pre chaya, sede La Rioja.

LA CHAYA, CADA DÍA MAS FEDERAL

El Ballet Oficial del festival presentó una vez más la obra “Origen y Chaya”, una puesta en escena que reflejó y graficó la vida en La Rioja desde sus orígenes, su conquista y su actualidad, con las tradicionales fiestas religiosas y paganas y la particular manera de festejar la chaya.

Aproximándose a la primera hora del domingo, el predio del autódromo riojano transformado en chayero, tomó nuevamente la imagen de las dos jornadas atrás, no sin antes recibir el saludo de apertura del animador Homero Coronel Montes, convocando a chayar, con el marco de los fuegos artificiales multicolores iluminando el cielo ante la algarabía de los presentes que enharinados mostraban su aprobación saltando y gritando.

La segunda parte de la jornada tuvo una brillante actuación de Gloria de Vega, otra cantora por excelencia que ofrece La Rioja y que además ha recorrido distintos escenarios del país, pero también llevó el canto riojano al exterior.

Sus interpretaciones fueron acompañadas por distintos invitados, entre ellos bailarines y malambistos del ballet Pozo de Vargas, mientras que la novedad fue hacer subir al escenario al joven rapero local (Jesús Mercado-Yisus), en una puesta que realizó Gloria muy aplaudida por el público asistente al chayódromo.

Con el espíritu chayero bien en alto fueron recibidos a continuación el conjunto salteño Los Huayra, con interpretaciones del folklore tradicional, combinando voces, teclado, guitarra criolla, acústica y eléctrica,  bombo, charango, pero además aportando sus propias canciones, algunos carnavalitos que los posicionaron como un conjunto en permanente ascenso y de vanguardia en sus 15 años de trayectoria.

Completaron una actuación de más de una hora con la que hicieron del deleite del público, que los aplaudió de pie y que en esta nueva noche también estuvo conformado por locales, pero además por cientos de visitantes del interior riojano y de distintos puntos del país.

EL ROCK TAMBIÉN PRESENTE EN LA CHAYA DE ORO

La banda de rock oriunda de Avellaneda, La Beriso llegó a la Chaya de Oro precedida de ser uno de los grupos más convocantes de la actualidad, que resignó estar presente en el ya tradicional festival nacional de rock que se realiza en esta misma fecha en Córdoba, prefiriendo estar en aquí en La Rioja, como ellos mismos se encargaron de dejaron sentado.

La banda, considerada por la crítica especializada la “nueva esperanza del rock barrial”, interpretó distintos trabajo del grupo, entre ellos “Encarcelado”, “Venenosa”, “Motoneta”, “Calavera”, “Cantemos”, “Vamos por la gloria”. “Sobreviviendo” (de Víctor Heredia), “No me olvides”, “Tan sola”, “Ella” y “Traicionero”.

Para sorpresa de la banda, la mayoría de los temas fueron coreados por más  de las 15 mil almas que se dieron cita en el chayódromo, por un público heterogéneo que no dejó de levantar sus celulares y carteles en señal de aprobación, ni tampoco dejó de chayar.

Precisamente, cuando transcurría una hora del show de la Beriso,  Rolando Sartorio, líder de la banda bajó a las plateas, se mezcló con el público para sumarse a la fiesta chayera y como era de esperar quedó enharinado. Después de más de una hora finalizaron su actuación ovacionados por la gente que no los quería dejar ir de escenario.

QUE SIGA LA CHAYA

En la última parte de la Chaya de Oro llegó la participación del chileciteño Jorge Coria Peñaloza, coplero y cantor, heredero de un apellido ilustre (nieto de Gabino-autor de Caminito) que se ha ganado un lugar de excelencia entre las máximas figuras de la música nacional.

Jorge subió al escenario para decir que siga la chaya, sus coplas e interpretaciones supieron mantener en alto el clima chayero instalado en el autódromo, ya transformado en el chayódromo de los riojanos.

A continuación, fue al escenario del chayódromo Alejandro Roldán, presente en cada festival que es convocado y mejor si es con perfume de chaya. Su repertorio de canciones predominantes de ritmo chayero mantuvieron viva la fibra chayera, incentivando la nube de harina de los asistentes a la Chaya de Oro.

Daniel Ferrari, aimogasteño de Machigasta, actuó a continuación con el mismo espíritu chayero de quienes lo antecedieron, poniendo toda su energía y profesionalismo para mantener a plateistas y seguidores de la zona de ranchos con más ganas de chayar.

Que nadie se mueva que llega más ritmo chayero y del bien riojano, fue el mensaje que dejaron Carlos Moreno,  Warren Cordobita en el Bandoneón, Williams Cordobita en el Violín, Roberto Pizarro en bombo, con voz áspera y chayera de Chacho Tejada, es que está presente La Chayayerata Riojana,

En el cierre se presentaron Los Quebradeños y Embrujo Riojano, dejando ritmo chayero hasta que las velas no ardan, como dice el dicho popular.

Los Quebradeños, trasnochados cantores, que al ritmo de algún viejo vals, acompañan amores en secretas serenatas. Como contrapartida y para no desentonar los jóvenes de Embrujo Rioja dejaron chacareras gatos, chayas en su repertorio.

------------------------------------------------------ 

DEJANOS TU COMENTARIO


COMENTARIOS